Más que el nivel al que llegó la paridad con la moneda estadounidense, fue la volatilidad lo que impulsó al ente rector a anunciar esta medida, pues la divisa escaló casi $30 en dos días. Esta se convierte en la mayor intervención cambiaria en la historia del país en términos nominales, pues involucra hasta US$20.000 millones.

El mercado ya anticipaba que podría haber una intervención cambiaria, pero no sabía cuándo. Finalmente ayer fue el día escogido por el Banco Central para hacer el anuncio, y la volatilidad de los últimos dos días fueron determinantes para esta decisión, pues el dólar subió casi $30, período en el que no hubo anuncios relevantes o situaciones excepcionales que pudiesen haber impulsado a la moneda hasta el nuevo máximo histórico que tocó ayer de $828 ($9 más que el miércoles).

Todo esto ocurrió en medio de un rally histórico del tipo de cambio, que inició el 18 de octubre con el estallido de la crisis social en el país, y que ha hecho subir a la divisa $116,5 desde entonces, lo que significa un alza de 16,7%. En el año el aumento es de $131.

En todo caso, la intervención cambiaria anunciada ya parece estar surtiendo efecto, pues tras la decisión, en transacciones en el after market el dólar bajaba cerca de $23 hasta los $805.

Con todo, lo que le preocupa al Central no es el nivel que ha alcanzado el dólar, sino más bien los bruscos movimientos que ha registrado. “Más allá del nivel alcanzado por el tipo de cambio, que en parte importante refleja una mayor incertidumbre, la rapidez y sucesión de movimientos en la misma dirección han generado una volatilidad que se estima excesiva”, dijo ayer en un comunicado.

En concreto, la medida involucra un monto de hasta US$20.000 millones, a partir del próximo lunes 2 de diciembre y hasta el 29 de mayo de 2020.

El Central detalló que a través de un comunicado informará todos los viernes el monto y los términos y condiciones de las subastas de la semana siguiente, por lo que el primer reporte saldrá publicado hoy al cierre de los mercados.

El ente emisor escogió dos modalidades para llevar adelante la intervención: venta de dólares spot por un monto de hasta US$10.000 millones, y venta de instrumentos de cobertura cambiaria por un monto de hasta US$10.000 millones. Las reservas actuales del Banco Central llegan hoy a US$40.538 millones.

De esta manera, se transforma en la mayor intervención cambiaria que ha realizado el Banco Central desde que existe un sistema de tipo de cambio flexible en el país (1999).

Antes de este anuncio, el ente rector había hecho sólo cuatro intervenciones cambiarias: las primeras dos ocurrieron en 2001 y 2002, cuando el Central salió a vender dólares producto de presiones al alza en el tipo de cambio generadas por la crisis de algunos países vecinos. Las otras dos intervenciones ocurrieron a principios de 2008 y de 2011, cuando anunció programas de compra.

Tanto en la intervención de 2001 como en la de 2002 involucró hasta US$4.000 millones. En 2008, en tanto, el anuncio fue por US$8.000 millones, mientras que en 2011 ascendió a US$12.000 millones.

¿Qué efectos en el dólar consiguió el Banco Central en dichas intervenciones? En 2001 cuando anunció la intervención, el dólar estaba en $689,5, y al día siguiente bajó $9,2. En 2002 el tipo de cambio estaba en $760 cuando comunicó esta decisión, y la moneda retrocedió $17,42 al día siguiente. Por otro lado, cuando salió a comprar dólares, en 2008 la divisa estaba en $434,3, y consiguió hacerla subir $14. Pero el mayor movimiento del dólar tras una intervención -en términos nominales- ocurrió en 2011, cuando la moneda estaba en $466 al momento del anuncio y al día siguiente subió $22,4.

Liquidez

El Banco Central ya había tomado medidas tras el estallido de la crisis social, por los cambios en la composición de portafolios y presiones sobre precios financieros, tomando medidas de liquidez para el sistema financiero. “Si bien estas medidas han surtido efecto, reduciéndose spreads y tasas de interés respecto de los máximos alcanzados, en los últimos días se ha intensificado la volatilidad cambiaria”, dijo ayer en su comunicado el ente emisor.

Así, no sólo anunció la intervención cambiaria, sino que también extendió el programa que había lanzado y que estaba garantizado sólo hasta el 9 de enero, cuestión que también esperaba el mercado, debido a que se estaba produciendo una estrechez de liquidez para plazos más largos.

Lo anterior, considerando que el BC comunicó que los efectos monetarios de la intervención “serán esterilizados, de manera que la provisión de liquidez en pesos sea coherente con la tasa de política monetaria. La esterilización se implementará mediante el programa de liquidez en pesos anunciado el 14 de noviembre pasado, por lo que la duración de este último se extenderá hasta el 29 de mayo de 2020”. El programa de liquidez en dólares finalizará en la misma fecha. Los calendarios de ambos también serán anunciados los viernes.

Los expertos señalan que, una de las razones de la gran incertidumbre que llevó al tipo de cambio a estos niveles, es que el gobierno no ha establecido un cronograma claro hacia adelante para salir de esta crisis social. El mismo Banco Central cuando presentó el Informe de Estabilidad Financiera llamó a reducir la incertidumbre con un marco fiscal claro y creíble para los próximos años.

Reacciones

La recepción del mercado de la decisión del BC fue positiva, y dadas las alzas en los últimos dos días, también esperada.

Sebastián Cerda, de Econsult, señaló que “el alza exacerbada del dólar es por razones que no tienen nada que ver con los fundamentales del tipo de cambio. Había muchos residentes temerosos por la situación país”.

Nathan Pincheira, de Fynsa, complementó que “me parece adecuado el monto, el mecanismo escogido y el plan anunciado”. Ahora bien, en términos de efecto en el tipo de cambio, “lo que se ha visto, es que con US$10 mil millones podría bajar $40 pesos”, sin embargo, que haya pendientes otros US$10 mil millones “no significa que vayan a ser $80”, por la incertidumbre actual.

¿Cuánta presión implica para el BC? Francisca Pérez de BCI explica que “es un monto importante, pero la intervención directa es 1/4 de las reservas”, mientras que Rodrigo Aravena, de Banco de Chile advierte que “hay que considerar que con la intervención, las reservas quedarán en torno al 10% del PIB lo que indica que no hay mucho más espacio para seguir tomando medidas similares”.

Por lo mismo, agrega que ayudaría que hubiese apoyo con medidas fiscales como “financiar parte del gasto en pesos con fondos soberanos y considerar más emisión de deuda en dólares, porque sabemos que el Fisco va a tener más necesidades de financiamiento que podría gastarse en pesos”.

Las claves de la intervención

¿Cuál es el diagnóstico del Banco Central?

El instituto emisor advierte que la incertidumbre actual “ha dado origen a cambios en la composición de portafolios y presiones en los precios financieros”, sobre los cuales ha actuado con medidas de mitigación.

Más allá del nivel del dólar, le preocupa la intensificación de la volatilidad cambiaria, la que “se estima excesiva”.

¿Cuáles son las razones de la intervención?

Según el BC, la excesiva volatilidad del tipo de cambio “dificulta la formación de precios, y las decisiones de gasto y producción de personas y empresas. Asimismo, afecta el sano ajuste de la economía y genera inquietud en los mercados”. Dicho lo anterior, el ente emisor, estimó que sus facultades “le permiten intervenir de manera excepcional en casos calificados”.

¿Cuál es el monto y cómo se compone?

La intervención es por un monto de hasta US$20.000 millones, a partir del próximo día lunes 2 de diciembre y hasta el 29 de mayo de 2020, de acuerdo a las siguientes modalidades:

1. Venta de dólares spot por un monto de hasta US$10.000 millones.

2. Venta de instrumentos de cobertura cambiaria por un monto de hasta US$10.000 millones.

¿Qué programación tiene la intervención?

El BC comunicará al final de cada semana el monto, términos y condiciones de las subastas de venta, comenzando hoy, al cierre de los mercados. También informará las operaciones y los montos agregados de éstas. Los efectos monetarios serán esterilizados mediante el programa de liquidez en pesos anunciado el 14 de noviembre hasta el 29 de mayo de 2020.

¿Qué espera de la intervención?

El BC ratifica que se trata de una medida “excepcional” y congruente con la política monetaria, basado en una meta inflacionaria y flexibilidad cambiaria. En ese contexto, el BC advierte que usará todas las herramientas “para mantener el normal funcionamiento de los pagos internos y externos, y que la inflación se ubique en la meta del 3% en el horizonte de política”.

Fuente: Pulso